csrforstartups.eu

Home

csr
Responsabilidad Social Corporativa

RSC reúne aspectos sociales, ecológicos y económicos. Las empresas no solo se enfocan en ofrecer buenos productos, servicios y en el valor de las partes interesadas, sino que también asumen una gran responsabilidad sobre el medioambiente y la sociedad adaptando su manera de interactuar con los factores ecológicos, sociales y sus procesos internos.

Future
Hacia el futuro adquiriendo responsabilidad

Las demandas hacia las empresas son grandes. Para poder hacer del futuro algo que merezca la pena, la base de sus modelos de negocios deben estar diseñados de forma que tengan responsabilidad social. Por último, pero no por ello menos importante, la digitalización y la protección climática son una parte imprescindible para el nuevo enfoque del espíritu empresarial responsable. Las startups tienen la oportunidad de construir la responsabilidad corporativa desde el principio y, por lo tanto, ahorrarse más adelante estos procesos de restructuración y transformación que pueden llegar a ser muy difíciles.

Business
Modelo de negocio de la RSC

Las empresas que son socialmente responsables no solo actúan en beneficio de otros, sino que también son más exitosas económicamente. Adoptando el compromiso social como parte general de su estrategia, la RSC se convierte en un factor de éxito que reúne todas las áreas de la empresa.

previous arrow
next arrow

“RSC para las startups” por SUM

SUM es una iniciativa de siete organizaciones consultoras y educativas europeas que hacen hincapié en la necesidad de adoptar una guía apropiada para las startups que esté enfocada a la responsabilidad social corporativa (RSC).

En sus inicios, los empresarios estaban interesados principalmente en la adquisición de clientes, la obtención de fondos o el desarrollo del producto entre otras cosas. Sin embargo, ahora muchos tienen más recursos a su disposición y son más capaces de perseguir estrategias de responsabilidad social de lo que creyeron en un principio. Además, compensa que las empresas tengan en cuenta la RSC desde el principio. Una vez que la empresa crece, los procesos se vuelven más rígidos y es más difícil adoptar iniciativas que no contribuyan directamente al beneficio. Durante las etapas tempranas, las startups tienen la oportunidad única de sembrar la responsabilidad social y recoger los frutos que las prácticas de la responsabilidad social pueden generar a una marca a largo plazo. Para hacer de la responsabilidad corporativa una prioridad, las startups podrían comenzar con un proceso de investigación para conocer cómo influye su negocio directamente en las personas, comunidades y medioambiente que las rodean y como sus estructuras, acciones y bienes pueden construirse de una manera más sostenible social y medioambientalmente. Respecto a esto, el proyecto SUM establece una guía para que las startups europeas cumplan con su responsabilidad social y de esta forma, no menos importante, se refuerce el sentido de la justicia social y la cohesión entre los ciudadanos europeos.